Ejercicio físico y antienvejecimiento

Ejercicio físico y antienvejecimiento

Tener una buena condición física nos puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares, prevenir lesiones, así como permitirnos vivir más y mejor.

Todos conocemos ya la importancia de la actividad física para la mejora de la calidad de vida. Tener una buena condición física nos puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares, prevenir lesiones, así como permitirnos vivir más y mejor.

Existen estudios que afirman que mantener unos hábitos de vida saludables nos pueden ayudar a frenar el envejecimiento. [1]. En estos estudios analizan la relación entre los telómeros y el envejecimiento.

Los telómeros son secuencias repetitivas de ADN que protegen de cualquier daño. Cada vez que una célula se divide, los telómeros se acortan. Con el tiempo, los telómeros se vuelven tan cortos que la célula ya no puede dividirse.

Extraído de [2].

La tasa de acortamiento puede indicar el ritmo de envejecimiento que sufrimos, aspectos íntimamente relacionados con unos malos hábitos de vida como no realizar ejercicio físico, fumar, obesidad… pueden aumentar la tasa de acortamiento de los telómeros aumentando la posibilidad de padecer enfermedades asociadas como el cáncer.

  • Fumar está asociado con la aceleración del acortamiento de los telómeros y aumento de probabilidades de cáncer de pulmón [1,3].
  • La obesidad está asociada con un mayor estrés oxidativo, daño del ADN y acortamiento de los telómeros. Un IMC elevado se correlaciona con biomarcadores de daño en el ADN. [1,4].
  • El estrés acorta los telómeros, está asociado con la liberación de glucocorticoides, esta hormona reduce los niveles de antioxidantes produciendo una mayor oxidación. [5-6].

Sin embargo, mantener unos buenos hábitos de vida pueden revertir esta situación:

  • Mantener unos buenos hábitos alimenticios. La restricción dietética tiene un impacto positivo en la salud y longevidad. [1,7].
  • La duración de la actividad física semanal está inversamente correlacionada con biomarcadores de daño en el ADN. La realización de actividad física disminuye el estrés oxidativo. [1,8].

Referencias:

  1. Shammas, M. A. (2011). Telomeres, lifestyle, cancer, and aging. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care, 14(1), 28–34. https://doi.org/10.1097/MCO.0b013e32834121b1.
  2. National Human Genome Research Institute (NHGRI) https://www.genome.gov/es/genetics-glossary/Telomero
  3. Song Z, von Figura G, Liu Y, et al. Lifestyle impacts on the aging-associated expression of biomarkers of DNA damage and telomere dysfunction in human blood. Aging Cell 2010; 9:607–615.
  4. Furukawa S, Fujita T, Shimabukuro M, et al. Increased oxidative stress in obesity and its impact on metabolic syndrome. J Clin Invest 2004; 114:1752–1761. 50.Hoxha M
  5. Patel R, McIntosh L, McLaughlin J, et al. Disruptive effects of glucocorticoids on glutathione peroxidase biochemistry in hippocampal cultures. J Neurochem 2002; 82:118–125.
  6. Irie M, Asami S, Ikeda M, Kasai H. Depressive state relates to female oxidative DNA damage via neutrophil activation. Biochem Biophys Res Commun 2003; 311:1014–1018.
  7. Jennings BJ, Ozanne SE, Hales CN. Nutrition, oxidative damage, telomere shortening, and cellular senescence: individual or connected agents of aging Mol Genet Metab 2000; 71:32–42.
  8. Werner C, Fu¨ rster T, Widmann T, et al. Physical exercise prevents celular senescence in circulating leukocytes and in the vessel wall. Circulation 2009; 120:2438–2447.


×

Hola!

Ahora puedes ponerte en contacto con nosotros a través de whatsapp, fácil y rápido!

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?